Avisar de contenido inadecuado

Dictadura de Pinochet

{
}

Allende inicia la lucha para consolidar sus políticas, la crisis económica, política y social que se vivía crecía cada vez mas, la derecha por mientras cada vez ganaba mas terreno, ya que había persuadido a mucha gente para que se uniera a la oposición, los grupos extremistas de izquierda (MIR) y de la derecha (Patria y Libertad) se enfrentaban a diario. Algo había que hacer o para sacar adelante el gobierno de Allende y mostrarle al pueblo que las medidas que se tomaban, no eran para perjudicar al país, ni para llevar a Chile a la ruina ni económica, ni política, ni socialmente, sino que era para que Chile fuera un país con las mismas oportunidades para todos, o definitivamente sacar a Allende de la presidencia, por que sí había gente que pensaba que Allende con sus políticas y medidas no conseguiría mas que tirar a Chile al suelo.

Allende en un discurso de mayo, habla al pueblo sobre la amenaza que existe para la democracia y la paz y llama a que el pueblo se relaje de las tensiones que producían los debates en los que se dividía el país.

En junio del 73, para ser mas exacto, el 29, el regimiento de blindados (tanques) comandados por el general Roberto Souper hacen, por decirlo de alguna manera, un ensayo de lo que iba a ser el golpe del 11 de septiembre. Este no cumplió el objetivo deseado y la rebelión fue aplacada exitosamente con la intervención del general Carlos Prats, comandante en jefe del ejército en ese momento, quien renunciaría posteriormente al cargo siendo reemplazado por Augusto Pinochet.

Uno de los hechos que puntualmente derivó en el alzamiento de las fuerzas armadas, es la declaración de inconstitucionalidad del gobierno por parte del Congreso Nacional con una votación mayoritaria por parte de la oposición, en otras palabras, el parlamento estaba diciendo que el gobierno se había puesto al margen de la ley. Esto, sumado a la discrepancia existente entre los partidos políticos, la crisis económica, los paros en gran parte de las actividades del país, entregaron a los militares la justificación necesaria para derrocar por la fuerza al presidente, o sea, el golpe de estado. La situación estaba tan tensa en Chile que hasta el propio Allende estaba dispuesto a realizar un plesbicito, pero las Fuerzas Armadas actuaron anticipadamente a este anuncio del presidente, y con maniobras que estaban planificadas de antemano, atacaron el Palacio de la Moneda el 11 de septiembre. El presidente, en el palacio incendiado, se reunió con los hombres que lo acompañaban, les informó sobre la situación y la decisión que había tomado de luchar hasta la muerte, defendiendo el gobierno legítimo y popular de Chile frente al golpe fascista y les dictó instrucciones para defender el palacio. 

Cuando ya no había forma de poder resistir al ataque, les dijo a sus compañeros que se rindieran y que abandonaran el palacio presidencial, el se quedó mas rato dentro de este, donde le entregó al pueblo su ultimo discurso, dirigiéndose a estudiantes, trabajadores y a la mujer, el que finalizó con las siguientes palabras: 

“El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse. Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.”

Salvador allende se suicida, con una metralleta que le había regalado Fidel Castro. 

Hubo rumores de que Allende no se había suicidado si no que había sido asesinado, lo que después se descartó.


He encontrado el testimonio de la hija de Salvador Allende, Beatriz, donde entregaré parte de el:

“Vengo a ratificarles que el presidente de Chile combatió hasta el final con el arma en la mano. Que defendió hasta el último aliento el mandato que su pueblo le había entregado, que era la causa de la revolución chilena, la causa del socialismo.”

El 11 de septiembre de 1973, va a se recordada por muchos chilenos como una fecha dolorosa y para muchos también será recordada como la fecha en que se acabó la crisis, pero nadie se imaginó lo que sucedería con nuestro país los 17 años siguientes con el gobierno militar, con la presidencia de Pinochet.

Esto fue lo último que concluyó la señora Josefina después del golpe:

“Los que aplaudieron el Golpe vivían contentos y felices pero los que no lo hicieron, vivieron en un ambiente muy tenso y muchas veces doloroso”. Con todos estos hechos finaliza, lo que fue el gobierno de Salvador Allende. Tras el Golpe de Estado de septiembre de 1973, Pinochet instauró un férreo y cruento régimen en Chile que se cobró la vida de miles de personas y desaparecidos y provocó la huida de un millón de personas, que buscaron refugio en Europa, principalmente. El dictador, que sucumbió a su propia vanidad tras proponer un plebiscito que perdió, sobrevive a los intentos de la Justicia de que pague por lo que hizo.


Pedagogía del terror
 

El 11 de septiembre de 1973 se instaló cruentamente en Chile una dictadura que acabó con 150 años de historia republicana, impregnó de autoritarismo las instituciones del país y cambió la vida de sus habitantes. En la retina de los chilenos quedará para siempre la imagen de La Moneda en llamas, los estadios convertidos en prisiones y las hogueras en las que ardieron miles de libros "peligrosos".

El mismo día del Golpe, los comandantes en jefe, con Pinochet al frente, se constituyeron como Junta Militar, declararon el país en "guerra interna" y decretaron el Estado de Sitio, que se prorrogó, salvo breves períodos, hasta 1987, toque de queda incluido. Pinochet ejerció el poder con mano de hierro hasta 1990, años en los que implantó un modelo neoliberal a ultranza que, aunque saneó la economía, dejó más de cinco millones de pobres, según cifras oficiales. Algunas investigaciones señalan que la presencia de fuerzas militares en las calles, los helicópteros sobrevolando las ciudades de noche y los arrestos a plena luz del día contribuyeron a instaurar la "pedagogía del terror" del régimen.

Como legado político, además, Pinochet dejó una Constitución, aún hoy vigente, y diversos coletazos autoritarios que los gobiernos democráticos no han podido desatar, como la figura del senador vitalicio, que sirvió al dictador para esquivar el banquillo en el que ajustar cuentas con la Historia. En 1988, tras negociar con algunos sectores de la oposición a la dictadura, Pinochet llamó a un plebiscito con el que pretendió legitimar su Gobierno. Perdió y su derrota marcó el fin de una sangrienta dictadura.

La Caravana de la Muerte
 

En octubre de 1973, una comitiva militar encabezada por el general Arellano Stark recorrió Chile en un helicóptero Puma, fueron los días de la Caravana de la Muerte. A esta siniestra 'delegación' se le atribuyen hasta 75 asesinatos, la mayoría de líderes políticos y sindicales con el objetivo más que probable de descabezar a la oposición que pudiera sublevarse en los primeros meses del régimen de Pinochet. El dictador no sólo "conocía" sus actividades sino que ordenó que no se investigaran. Una vez fuera del poder, se escudó en su condición de aforado como senador vitalicio para eludir la acción de la Justicia.

EEUU: la distancia es el olvido

EEUU intenta dejar atrás el recuerdo del trigésimo aniversario del golpe de Pinochet. Washington, que ha reconocido, aunque de forma muy tibia, su relación con los preparativos y el golpe, prefiere que el aniversario pase de forma discreta. El país ha ido desclasificando poco a poco miles de documentos -algunos de ellos sólo parcialmente- que muestran de forma clara su apoyo a la oposición a Allende y su relación con algunos de los autores del golpe incluso antes de que Allende y su Gobierno tomaran posesión. Los documentos reflejan también que EEUU estaba al tanto también de la coordinación entre las dictaduras del Cono Sur para la represión de los opositores más allá de sus fronteras: la Operación Cóndor.

La Operación Cóndor

A comienzos de los 90 se descubren en Paraguay los documentos secretos de la policía política paraguaya. Esos documentos, llamados "los archivos del terror", revelaron el maquiavélico plan urdido en los 70 por los servicios de seguridad de los regímenes militares del Cono Sur -Argentina, Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia- para acabar con los opositores a sus dictaduras, "izquierdistas, comunistas y marxistas". Aunque algunos gobiernos negaron la existencia de este plan, documentos desclasificados por la CIA indican lo contrario. Algunas organizaciones de derechos humanos calculan que este operativo acabó con la vida de unas 30.000 personas, buena parte de ellas eran chilenos. Además, se calcula que hasta un millón de ciudadanos abandonó Chile tras el golpe militar de 1973. Entre los exiliados abundaron los casos de suicidio, neurosis y frustración. Aún hoy, 800.000 chilenos que residen en el extranjero, parte de ellos huidos durante la dictadura, tratan de recuperar su nacionalidad.

Pinochet sobrevive

La personalidad de Augusto Pinochet permanece oculta desde hace 30 años tras unas gafas oscuras y ahora se escuda tras una demencia legal que evita su juicio. Su imagen demacrada en Londres, durante su detención por orden del juez español Baltasar Garzón, contrasta con su llegada a Santiago, 503 días después. Cuando el Boeing 707 de las Fuerzas Armadas que lo llevó de vuelta a su país tomó tierra en Chile, se levantó de la silla de ruedas de la que se había servido para moverse y avanzó por la pista del aeropuerto como resucitado. "La Historia muestra que los dictadores nunca acaban bien", declaró en una ocasión a la revista The New Yorker.


www.chile1973-2003.cl

www.despiertachile.cl

http://www.elmundo.es/elmundo/2003/09/05/internacional/1062783681.html

{
}
{
}

Comentarios Dictadura de Pinochet

Por último debo agregar que Augusto Pinochet sufrió una crisis cardiaca múltiple cerca de las 13:30 hrs el 2 de diciembre de 2006, después de 17 años de dictadura.
Una publicación sesgada de las verdaderas causas que llevaron a Chile al Pronunciamiento Militar. Nada dice este comentarista de los 3 años de terror, colas, hambruna y padecimientos de la ciudadanía con el régimen de la Unidad Popular. Nada dice del borracho, mujeriego, cobarde y suicida de Salvador Allende. Nada dice del plebiscito llevado a cabo por el único "dictador" del mundo que entrega su mandato en democracia. Nada dice del MIR, FPMR, Brigada Ramona Parra, VOP y tantos otros movimientos subversivos y terroristas que asolaron a nuestra patria en los días previos al 11 de Septiembre de 1973 y los años posteriores. Nada dice del atentado al General Pinochet donde asesinaron a 8 de sus escoltas. Nada dice de la cantidad de Militares y Carabineros asesinados por las hordas comunistas, como el General Carol Urzúa, el Subteniente Lacrampette y tantos otros uniformados que perdieron la vida por su patria a manos de terroristas amparados por el Gobierno de Allende. Podría estar hablando todo un día de todo lo que no dice este seudo comentarista. Le sugiero que diga la verdad y lea "CHILE, el Crimen de Resistir", por Suzanne Labin. Tal vez, y sólo tal vez aprenda a decir la verdad.-
Reinaldo Mánquez Briceño Reinaldo Mánquez Briceño 04/09/2013 a las 19:45

Deja tu comentario Dictadura de Pinochet

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre